Elegir entre toldo o pérgola ¿cual es la mejor opción?

Pérgola toldo

Elegir entre toldo o pérgola ¿cual es la mejor opción?

 

El propósito de instalar, por ejemplo, un toldo extensible o una pérgola en la terraza de su vivienda, es reducir la temperatura del porche, interior del hogar o bien del jardín. Sin embargo, antes de adquirir cualquier sistema, debe tener en cuenta algunas consideraciones.

 


 

¿QUÉ SISTEMAS Y QUÉ MATERIALES SON LOS MÁS RECOMENDABLES?
 

Existen diferentes materiales, uno de ellos son las pérgolas de madera tratada, muy bonitas sin duda, pero que precisan de un mantenimiento regular, especialmente en climas húmedos o donde el sol y las altas temperaturas inciden de manera considerable. La mayoría de los sistemas de protección solar para terrazas se componen de una estructura de aluminio lacado, ya que es un material idóneo para uso en exteriores y que apenas requiere mantenimiento. A día de hoy existen múltiples posibilidades de lacar el aluminio en color madera o en otros colores según la decoración. Estos sistemas de protección solar pueden tratarse de:
 

 

Sistemas fijos y altamente duraderos que incorporan un techo de aluminio, pero, si además de un techo el sistema incorpora paneles verticales, conviene también pensar en cómo asegurar una correcta ventilación en verano. 



SOLUCIONES EXTENSIBLES Y RETRÁCTILES

Estos incorporan una lona específica para uso exterior, habitualmente, de fibra acrílica. Esta opción es más funcional, nos permite recoger o no la lona y así decidir qué cantidad de luz y calor que deseamos recibir y así favorecer la ventilación. También implica un mayor mantenimiento que la opción del aluminio; si bien es cierto que una lona que recibe los cuidados adecuados puede tener una duración de hasta 10 años. En verano, la protección solar lateral puede venir dada por la instalación de accesorios de protección solar lateral como cortinas o cortavientos verticales. En zonas de climatología extrema, debemos recordar que estos sistemas pueden no llegar a soportar fuertes vientos, la lluvia muy intensa o la acumulación de nieve. 
 

Una combinación de ambos conceptos, “fijo” y “retráctil”, como un acristalamiento fijo, perfecto para la resguardarnos de la lluvia y el viento en invierno sin perder claridad, que podemos proteger del calor del verano mediante un toldo GVDesing enrollable

 


ESTILOS Y DECORACIÓN

En lo que al estilismo y decoración se refiere, el aluminio está disponible en una variedad de colores relativamente amplia, mientras que existen telas y lonas de gran calidad y durabilidad, disponibles en multitud de colores, patrones y diseños: más clásicos, más vanguardistas… para satisfacer el gusto de cada usuario o comunidades de vecinos.



¿INFLUYE EL COLOR DE LA LONA EN LA TEMPERATURA?

El color tiene importancia… ¡y mucha! Aunque podamos creer que los colores oscuros siempre absorben más luz y, por ello retienen más calor que los colores claros, lo cierto es que, a diferencia de lo que ocurre con los cerramientos metálicos, en lo que a lonas se refiere, una lona de buen gramaje y de tonos oscuros proyectará más sombra que otra de colores claros y, gracias a ello, nos aislará mejor del calor veraniego.



¿QUÉ EFECTOS TIENE LA LLUVIA EN LAS LONAS?

Otra cuestión importante a la hora de elegir una lona es considerar el tipo de clima que tenemos en nuestra zona. En un clima lluvioso o de alto grado de humedad y, especialmente, cuando la luz directa del sol no incida demasiado tiempo en la lona, se acumulará más agua en los pliegues de ésta, pudiéndose llegar a formar verdín y convertir una lona instalada recientemente en una lona de aspecto sucio, viejo o deteriorado.

Por ello, en este tipo de climas, es preferible no instalar lonas de tonos claros y, si tenemos el capricho de hacerlo, es altamente recomendable instalar un tejadillo u otra opción equivalente que proteja nuestra lona cuando esté recogida.

 

TOP